La energía solar tiene una serie larga de beneficios, pero, como en todo, también hay aspectos que mejorar. Vamos analizar por partes todas las ventajas y las desventajas de la energía solar, desde la sostenibilidad de esta energía, hasta la creación de empleo que genera o el impedimento que puede representar el tiempo cuando hablamos de la producción.

Las ventajas de la energía solar

La energía solar tiene más ventajas que inconvenientes, la principal siendo el bajo impacto que tiene sobre el medioambiente.

Las ventajas de esta energía, bien térmica o fotovoltaica, a grandes rasgos son:

  • Produce una energía limpia y renovable
  • Sólo hoy ha llegado a la tierra tanta energía solar como energía necesitamos en un año entero
  • Funciona en cualquier sitio con sol
  • Los paneles solares tienen un diseño elegante y no afectan al paisaje
  • No afectan mucho la tierra, especialmente en el caso del autoconsumo donde se suelen montar sobre las cubiertas de los edificios
  • Un 90% de los materiales que forman un panel se reciclan
  • Los paneles solares generan energía gratis
  • La energía solar crea puestos de trabajo
  • Los paneles fáciles de instalar
  • Son silenciosos
  • Tienen una larga vida útil.

A continuación te explicamos las peculiaridades de la energía solar fotovoltaica y la energía solar térmica para el autoconsumo.

Las ventajas de la energía solar fotovoltaica para el autoconsumo en España

La energía solar fotovoltaica está en plena expansión a nivel internacional. Tanto a nivel industrial, de las huertas solares, como a nivel del autoconsumo residencial, la penetración en el mercado de este tipo de energía no para de incrementar. Los beneficios que trae son la principal razón del éxito de la fotovoltaica.

A grandes rasgos hablamos de las mismas generales de las ventajas de la energía solar, pero el autoconsumo fotovoltaico tiene sus particularidades.

En España, uno de los principales puntos a favor es el precio. En nuestro país tenemos precios entre los más caros en energía eléctrica de toda Europa. El precio promedio de la energía eléctrica adquirida en España es 0,14-0,16€ por kilovatio-hora (0,17-0,19€ por kilovatio-hora con impuestos). La energía solar fotovoltaica es gratis, exceptuando el precio de la inversión inicial. Esto hace que el autoconsumo fotovoltaico sea de los más rentables. Además, si una instalación de autoconsumo está conectada a la red, se puede obtener una compensación para los excedentes que no consumas por parte de la compañía eléctrica con la cual estés.

También relativo a la rentabilidad, cabe destacar que España cuenta con aproximadamente 300 días de sol al año, lo que garantiza una alta producción fotovoltaica. La gran capacidad de producción y el precio alto de la luz hacen que la factura de la luz se reduzca hasta un 50%, más aún en casos donde el cliente sea capaz de mover su consumo a horas de sol.

Además se pueden obtener varias subvenciones, tanto a nivel municipal como autonómico. Todo esto, junto al hecho de que los módulos solares tienen un tiempo de vida superior a los 20 años, hacen que una inversión se recupere rápido.

Cómo es lógico, la instalación de módulos solares en el tejado de una casa lleva a que el valor de la misma suba aproximadamente un 5%. Si alguien decide cambiarse de vivienda antes de amortizar su inversión, esto ayuda a que el sistema se repague de todas maneras. Es más, los paneles solares requieren poco mantenimiento, pues simplemente limpiando los módulos unas veces al año con una manguera y una esponja blanda, que no raye la superficie es suficiente.

¡Descubre tus ventajas!

Las ventajas de la energía solar térmica para el autoconsumo en España

Al igual que en el caso de la energía fotovoltaica para el autoconsumo, la energía térmica, a parte de las ventajas que presenta la energía solar en general, se caracteriza por el ahorro que puede generar y es que una vez hecha la instalación de los paneles térmicos, la energía es gratis. Esta sirve para calentar el agua que se utiliza en el hogar, uno de los grandes gastos de una vivienda.

Las desventajas de la energía solar

La energía solar y su uso tienen pocas desventajas, además si hablamos de la energía fotovoltaica, que muestra ser una mejor apuesta que la térmica.

A grandes rasgos, los inconvenientes de la energía solar son:

  • El coste de la inversión inicial - aunque la inversión se puede amortizar en unos 5-7 años en el caso de las zonas con alta irradiación solar, no deja de representar un aporte inicial importante. Cabe mencionar que existen alternativas para los hogares que quieren pasarse al autoconsumo: la financiación a través de una entidad bancaria o el alquiler de placas solares.
  • La dependencia del clima - no obstante, hay que mencionar que las placas solares, incluso con un tiempo nublado, producen energía. Estos pueden generar hasta un 25% de su capacidad.
  • La contaminación del aire afecta la producción - en las zonas con altos niveles de contaminación se ha notado que las placas solares producen algo menos de energía.
  • La instalación dependen de las posibilidades del tejado en el caso del autoconsumo.
  • En el caso de las huertas solares, estas pueden llegar a ocupar un espacio extenso.
  • La fabricación de los módulos no es un proceso de cero emisiones, no obstante, teniendo en cuenta que es una energía que no contamina y que los paneles se pueden reciclar, este fallo se compensa.

Las desventajas de la energía solar térmica frente a la fotovoltaica

Y si queremos hacer una comparación entre los dos: ¿qué tipo de energía solar trae más ventajas? La respuesta es sencilla: la energía solar fotovoltaica presenta más beneficios que la térmica.

Las ventajas de la energía fotovoltaica frente a la térmica son:

  • El tiempo de vida útil: Mientras que un panel fotovoltaico puede producir energía hasta 30 años y un inversor solar tiene una vida útil de hasta 10 años, en el caso de los elementos que componen el sistema térmico hablamos de una durabilidad menor (los equipos de termosifón o circulación forzada no duran más de 5-10 años)
  • El mantenimiento: Puesto que tienen piezas móviles, los paneles térmicos necesitan un cuidado mayor a la hora de limpiar y de sustituir las piezas defectuosas.
  • La versatilidad: Los paneles fotovoltaicos tienen más usos que los térmicos, que solo calientan el agua. Televisores, friegaplatos o calefacción eléctrica pueden beneficiarse con la fotovoltaica.

Es verdad que la energía solar térmica presenta también ventajas frente a la fotovoltaica, como por ejemplo el precio del sistema que es inferior. No obstante, si pensamos en el tiempo de vida útil y los usos que se le puede dar, la opción más rentable no deja de ser la energía fotovoltaica.


En conclusión, a pesar de tener sus inconvenientes, la energía solar cuenta con muchos beneficios para la sociedad, el medioambiente y la economía. Independientemente de si hablamos de energía fotovoltaica o térmica, pasarse al autoconsumo de energía solar siempre va a traer beneficios.