Las baterías solares, aunque no imprescindibles, son un gran elemento de una instalación fotovoltaica, puesto que gracias a ellas se puede obtener la independencia energética. En este artículo te contamos todo sobre las baterías para paneles.

Al tomar la decisión de instalar placas solares en tu vivienda, es importante conocer qué son las baterías, cómo almacenan la energía fotovoltaica producida, cuales son las ventajas y las desventajas que estas traen. Dependiendo de las necesidades de cada hogar, puede convenir optar por una instalación con baterías o no, puesto que pueden suponer una inversión importante.


Baterías o acumuladores solares: ¿Qué son y cómo funcionan?

Estas baterías, al igual que cualquier acumulador de energía, es un dispositivo donde se almacena la energía solar generada por el sistema fotovoltaico. Si se cuenta con baterías, se puede realizar la desconexión de la red eléctrica, obteniendo la independencia energética. Al realizar la desconexión, la energía consumida será totalmente gratis. Estas almacenan la energía solar, para transformarla en corriente alterna con el fin de abastecer la vivienda en las horas de noche.

Las baterías para placas solares se dividen en varios tipos, en función de la tecnología que emplean los fabricantes y de la potencia. Para acertar en la elección de las baterías, conviene conocer todas las diferencias, ya que no todas las instalaciones fotovoltaicas precisan del mismo tipo de acumuladores de energía.



Tipos los de baterías para paneles solares

Según la tecnología empleada para fabricar las baterías se dividen en estas categorías principales:

  • Baterías de litio
  • Baterías de gel
  • Baterías estacionarias
  • Baterías de plomo ácido abierto
  • Baterías AGM

También podemos dividir las baterías según el número de voltios:

  • 12V
  • 24V
  • 48V

Características de los varios tipos según su tecnología

Las baterías de para placas solares de litio y las de gel, tienen bastantes características en común. Son unos acumuladores con una vida útil más larga que los tipos. Estas duran en torno a 7-8 años. No requieren mantenimiento y no emiten gases al ser selladas. Adicionalmente, las baterías de litio se pueden descargar al completo sin dañarse y son menos pesadas.

Las baterías estacionarias necesitan un regulador de carga para funcionar puesto que se tienen que mantener cargadas permanentemente. Algunos tipos de baterías estacionarias necesitan mantenimiento.

Las baterías de plomo ácido abierto son de las más económicas y tienen un buen rendimiento. Este tipo de baterías requieren mantenimiento y no se pueden descargar por debajo del 20%.


Por último, las baterías AGM se caracterizan por la rápida absorción de la energía. Estas también tienen un tiempo de vida largo y no requieren mantenimiento.


¿Cómo escoger las mejores baterías para una vivienda?

La elección de baterías para un sistema de placas solares para el autoconsumo depende del consumo energético de la vivienda y del tamaño de la instalación fotovoltaica. Pongamos que tenemos una instalación de autoconsumo residencial de 12 paneles de 340W. Lo recomendable es instalar una batería de 2.5 kW de potencia (2.5 kWh de energía). Si la instalación de 20 paneles 340W, se recomienda una batería de 5 kW de potencia (5 kWh de energía).

Es una práctica habitual sobredimensionar el sistema a un 160% respecto de la potencia de carga de baterías para poder a la vez cargar baterías y autoconsumir.

El precio de unas baterías puede ser elevado. Una batería de 2.5kW ronda los 1.500-2000€, mientras que la de mayor potencia puede llegar a los 5.000€. Estas incrementan con aproximadamente 30% el coste de una instalación fotovoltaica residencial mediana y casi un 70% más el precio de una instalación grande de 20 de módulos.

Si se quiere reducir el coste inicial de la instalación, esta se puede mantener conectada. De tal forma puede consumir energía de la red durante la noche. Además si los excedentes son vertidos, se obtiene una compensación de excedentes, que aportan al ahorro generado por el autoconsumo.


¡Descubre tu ahorro!

La rentabilidad: ¿Mejor con o sin baterías?

Hemos realizado un ejercicio para ver cuánto se tarda en amortizar una inversión en un sistema de placas solares de 12 módulos con baterías. En este caso se considera que la vivienda, además de contar con baterías, sigue conectada a la red. A continuación te explicamos por qué es mejor solución que la desconexión total.

Para calcular cuánto se tarda en amortizar hemos tenido en cuenta los siguientes aspectos:

  • El coste de la instalación de 12 módulos con batería: aprox. 8.000€
  • El consumo anual de la vivienda: 5975 kWh/año
  • El precio medio del kWh: 0,17€
  • Una inflación del 2%.

A pesar de que la vivienda puede ahorrar todo el gasto en energía cada año, esta rentabilidad conlleva un mayor riesgo que mantenerse conectado a la red: si pasan varios días sin sol, la casa no tendrá electricidad. Esto, para la mayor parte de las familias, es un riesgo inasumible, por lo que aún teniendo baterías, toda vivienda en la red, debería quedarse conectada. Desde Otovo no recomendamos desconectarse de la red, aún con la instalación de baterías.

Teniendo en cuenta este aspecto, contamos con un consumo de red de 1760 kWh/año.

Es por ello que un caso realista de recuperación de la inversión en una de instalación con baterías es este:

Recuperación económica placas solares con baterías
Elaboración propia

Es decir, la amortización del sistema se eleva a los 10 años, muy por encima de un sistema sin baterías y con la necesidad de mantenimiento y reposición que requieren éstas. Por otro lado, un sistema fotovoltaico, conectado a la red sin baterías se amortizará más rápido puesto que el precio de la instalación es considerablemente menor y se pueden obtener compensaciones para los excedentes que no se consumen.


En conclusión

Contar con baterías para placas solares tiene sus ventajas y desventajas. La principal ventaja es la desconexión de la red eléctrica. Muchos hogares quieren ser independientes a nivel energético y en otros casos se trata de viviendas en zonas aisladas donde conectarse a la red puede ser más complicado. Sin embargo, esto conlleva un riesgo muy importante en el caso de que pasen días sin sol, dejando la vivienda sin luz, en el siglo XIX. Por otro lado, un sistema con baterías es más caro que uno sin y hay que tener en cuenta que los módulos solares tienen un tiempo de vida útil más largo que el de las baterías. Además, algunas de ellas necesitan mantenimiento.

Te has suscrito correctamente a Otovo Blog
¡Bienvenido de nuevo! Has iniciado sesión correctamente.
¡Estupendo! Te registraste correctamente.
Tu enlace ha caducado
¡Éxito! Revise su correo electrónico para ver el enlace mágico para iniciar sesión.