Cuando decides instalarte placas solares en casa, tienes que saber que hay varias formas en las cuales puedes aprovecharte de la energía fotovoltaica a un coste reducido mediante financiación. Las principales formas en las cuales puedes adquirir las instalaciones financiadas son: mediante el leasing de placas solares, renting de energía solar (formas de alquiler de placas solares) o a través de la compra de las placas.
Las soluciones de leasing y de renting de placas solares apenas están empezando a crecer en popularidad en España, siendo menos conocidas por la población. Aquí te vamos a explicar cómo funcionan el leasing y el renting y cuáles son las diferencias entre esta solución y la clásica compra de paneles solares (bien sea en efectivo o financiada).

¿Qué es el leasing de energía solar?

El leasing de energía solar es una manera de financiación de las placas solares sin pasar por el banco. En este sentido la empresa que ofrece el servicio se encarga de toda la inversión inicial, sin que el beneficiario tenga que hacer algún esfuerzo económico. El pago del sistema a través del leasing se hará en plazos establecidos con la empresa. Al acabar el pago, la instalación fotovoltaica pasa a ser propiedad del dueño del hogar.

¿Qué es el renting de placas solares?

Ahorro con renting de energía solar

El renting de placas solares, funciona de manera similar al leasing, lo que supone que la persona que opta por este servicio puede beneficiarse de una instalación de autoconsumo sin hacer una inversión inicial, y pagando el alquiler de la instalación fotovoltaica de manera mensual.
El renting de placas solares, aparte de la opción de ir pagando la instalación poco a poco, incluye otros servicios adicionales, como es el mantenimiento, funcionamiento y actualización del equipo. En definitiva, el renting es la opción más sencilla para despreocuparse de tener energía solar gratuita en casa.

¡Descubre tu cuota mensual!

¿Cuáles son las diferencias entre leasing y renting de placas solares?

El leasing y el renting de placas solares funcionan de manera similar. La principal diferencia entre estas dos maneras de alquiler de placas solares es que al acabar el contrato, en el caso del leasing el cliente se convierte en dueño de la instalación, mientras que en el caso del renting,  puede, pero no necesariamente tiene que haber una opción de compra de la instalación, que el cliente puede ejecutar o no, para quedarse con el equipo. No obstante, se puede alargar el contrato o pedir uno nuevo. A parte, el renting incluye más servicios que el leasing, como hemos mencionado anteriormente.

¿Qué diferencia hay entre leasing, renting y financiación de las instalaciones fotovoltaicas?

La compra de placas solares se puede financiar. No obstante, la diferencia entre leasing o renting, es decir el alquiler y la compra de las placas solares es que normalmente, en el caso de la compra, los plazos en los que se tiene que pagar la inversión son más cortos. En el caso de España, los bancos financian compras de paneles entre 10 o 12 años, mientras que en renting, esta financiación se va hasta los 20 años, lo que resulta en cuotas mucho más bajas y accesibles para pagar.

Las ventajas del renting de placas solares

Si decides optar por el alquiler del sistema de autoconsumo te vas a beneficiar de las siguientes ventajas:

  • No existe pago inicial: el sistema se podrá pagar en cuotas hasta 20 años y tendrás la posibilidad de quedártelo para disfrutarlo hasta 10 años, ya si cuotas que abonar (la esperanza de vida de una instalación puede ser 30 años o más)
  • Ahorras en tu factura desde el primer mes: la cuota mensual del sistema debería ser menor al ahorro que te genere en factura
  • No requiere mantenimiento: las empresas que alquilan las placas solares se encargan del mantenimiento del sistema. El beneficiario de la instalación solo tendrá que mantener una limpieza básica de la misma
  • Se pueden obtener subsidios por parte del estado aun alquilando las placas solares fotovoltaicas, lo que implica todavía más dinero en tu bolsillo (no es extraño ver reducciones del 50% del IBI durante 3 años en muchos municipios)
  • La empresa se encarga de toda la instalación de las placas solares. Los excedentes se puede vender a la compañía eléctrica si el sistema está conectado a la red, lo que reduce todavía más tu factura de luz.

Sin duda, el renting de placas solares es la mejor opción para las personas que no se quieren comprometer a una financiación por vía bancaria y que quieren despreocuparse del mantenimiento de las placas solares. La manera en la cual funciona la instalación de autoconsumo no cambia y puede sustituir perfectamente el abastecimiento tradicional. Además en Otovo, independientemente de la opción que elijas, nos encargamos de todos los trámites y la instalación de los paneles fotovoltaicos, respetando la normativa vigente.