Te contamos todo lo que necesitas saber sobre el autoconsumo fotovoltaico: qué es, cómo funciona, qué tipos hay, la normativa, las subvenciones.

Cada día más y más hogares se pasan al autoconsumo solar. Es una solución muy cómoda y económica a largo plazo de autoabastecimiento eléctrico. En este artículo te contamos todo lo que tienes que saber sobre el autoconsumo fotovoltaico: desde qué es, hasta los tipos de autoconsumo y de paneles, el ahorro que se obtiene, las instalaciones y la regulación que se aplica al sector.


¿Qué es el autoconsumo?

El autoconsumo es una manera de producir tu propia energía eléctrica para el consumo personal en la vivienda. En el caso del autoabastecimiento fotovoltaico solar, la energía se genera mediante placas solares.
Aprovechar la energía solar es una opción más y más común, ya que la tendencia es movernos hacia una energía verde, sin la necesidad de explotar los recursos naturales no renovables como el carbón o petróleo.


La solución es muy popular en España, puesto que en nuestro país contamos con aproximadamente 300 días de sol de 365, lo que significa una producción de energía casi ininterrumpida a lo largo del año.

Además, contamos con una irradiación solar superior, lo que significa que la capacidad de producción es superior comparando con otras zonas de Europa, por ejemplo, donde el autoconsumo residencial tiene mayor penetración que en España.


¿Cómo funciona el autoconsumo solar eléctrico?

La manera de funcionar de las instalaciones puede parecer complicada al principio, pero una vez que se conocen todos los detalles, verás que una ventaja del autoabastecimiento es su sencillez. A priori, hablamos de la energía del sol que, mediante placas solares se transforma en energía eléctrica.

La corriente continua producida está transformada en corriente alterna por el inversor solar. Esta energía se utiliza para el autoabastecimiento de la vivienda.

Para entender mejor cómo funciona el autoconsumo eléctrico fotovoltaico es necesario saber qué tipos de existen.


Tipos de autoconsumo solar

Residencial conectado o aislado

El autoconsumo residencial se divide en autoconsumo conectado a la red o desconectado. También podemos hablar de autoconsumo con o sin excedentes vertidos a la red.

En el caso del autoconsumo conectado a la red, la instalación va a tener 2 conexiones: una al sistema eléctrico de la vivienda y otra a la red de distribución, propiedad de una compañía eléctrica. El autoconsumo aislado, por otro lado supone la desconexión total de la red de distribución. Esta segunda opción implica que, de no contar con baterías o almacenamiento de energía, la vivienda no tendrá energía eléctrica.

¿Y qué pasa con el excedente de energía producido en estas dos situaciones?

En el caso del autoconsumo conectado la energía se puede verter a la red, obteniendo una compensación por los excedentes. Si la instalación es aislada, la energía se puede almacenar en baterías y el dueño de la misma puede disponer de ella en cualquier momento. Dependiendo de las necesidades y qué busca cada propietario de vivienda, se puede optar por una u otra.

No obstante, el sistema conectado a la red se llega a repagar solo mediante la compensación de excedentes, mientras que en el caso de las aisladas, no benefician de las compensación de excedentes y requieren una mayor inversión inicial, haciendo del repago y rentabilidad del mismo más bajo que la opción de mantenerse conectado.

¡Descubre tu instalación ideal!

También se puede optar por una instalación conectada sin compensación de excedentes, no obstante esta opción no ayuda a maximizar la rentabilidad del sistema.

Si hablamos de tipos de instalaciones de autoabastecimiento también cabe mencionar que estas pueden ser para uso individual o para uso compartido.


El autoconsumo compartido, como indica también su nombre, es cuando a la misma instalación están conectadas varias viviendas o una comunidad de vecinos. Este tipo de instalaciones son menos comunes puesto que la medición del consumo de cada vivienda resulta complicada. En las comunidades de vecinos donde hay un sistema instalado, se suele usar para zonas comunes como los pasillos del edificio, garajes o motores para la piscina.

Industrial o para empresas

El autoabastecimiento no se resume solo a residencias. El autoconsumo industrial es una opción que consideran más y más empresas. El funcionamiento de las mismas no varía y, al igual que en el caso del residencial, las empresas se benefician de ahorros en las facturas.

Las instalaciones fotovoltaicas para empresas se diferencian de las residenciales principalmente por:

  • El tamaño que suele ser mucho superior
  • El consumo energético
  • Las horas en las cuales se consume energía, que son tanto de día que de noche, a diferencia de una residencia donde se crean patrones del consumo de energía a lo largo del día

El autoconsumo solar y sus ventajas

Las ventajas de pasarse a una energía limpia, y especialmente a la fotovoltaica son múltiples, pero ante todo hay que tener en cuenta el ahorro generado por la instalación de placas solares. Si dispones de una instalación fotovoltaica y que produce excedentes que se vierten a la red, la inversión en placas solares se va a repagar en unos años.

Además, a partir del 1 de junio del 2021 y la llegada de la nueva tarifa de discriminación horaria, el autoconsumo resulta todavía más rentable. Esta tarifa eléctrica consiste en precios diferenciados de la luz según la hora del día. De noche, cuando no se puede autoconsumir si estás conectado a la red, el precio de la luz es más barato.

Otra ventaja que trae el autoconsumo solar es el cuidado del medioambiente. Vivimos en una época marcada por el cambio climático y está en la mano de cada uno de nosotros frenar este cambio. Gracias a este tipo de autoabastecimiento se producen menos gases de efecto invernadero y se ayuda al control del cambio climático.


Maneras de pasarse al autoconsumo fotovoltaico

Hay más de una forma de contar con un sistema de paneles solar en tu casa. Las diferencias aparecen a la hora de decidir cómo adquirir la instalación.

En Otovo ofrecemos 3 opciones:

  • el alquiler del sistema
  • la compra financiada
  • la compra al contado

¡Te los detallamos en este vídeo de menos de 1 minuto!



El alquiler o renting

Aunque la instalación de placas solares es una inversión importante, a día de hoy hay más de una forma para obtenerla sin hacer grandes esfuerzos. Una de ellas es el renting o el leasing de energía solar. Esta opción no convierte a los propietarios de la vivienda en dueños de la instalación al principio, pero es de las más económicas que existen, ya que se trata básicamente de un alquiler del sistema fotovoltaico y no se necesita ningún tipo de inversión inicial.

En el caso de Otovo, es la empresa propietaria de la instalación que se encarga de realizarla, así como de parte del mantenimiento del sistema y la persona que alquila el sistema solar se beneficia de la instalación en cambio a una suma mensual establecida por la empresa proveedora en base al valor del sistema.

Compra con financiación

Otra manera de adquirir un sistema de autoabastecimiento fotovoltaico es la compra con financiación. En Otovo ofrecemos financiación a través de BBVA. El préstamo es tipo TIN del 5,50%, a tipo fijo, con financiación hasta 8 años.

Compra al contado

Por último existe la opción de compra del sistema al contado, es decir que el precio de la instalación fotovoltaica se abona integramente desde el principio. Esta es la opción más rentable, puesto que la suma que se tiene que amortizar es menor comparando con el caso de la financiación.


Las subvenciones

Una medida del Estado para impulsar la transición ecológica son las subvenciones recibidas por instalar un sistema de autoconsumo fotovoltaico. Hay dos tipos de subvenciones que se pueden obtener. La cuantía de las mismas en algunos casos depende de cada municipio.

Una de las principales subvenciones es sobre el precio de la instalación. Se aplican proporcionalmente y pueden llegar hasta más de 4.000 euros, dependiendo de tu ayuntamiento.

El Impuesto de Construcción y Obras (ICIO) y el Impuesto por Bienes Inmuebles (IBI) se pueden bonificar. El ICIO recibe una compensación de 95%, mientras que el IBI varía según el consistorio, pero puede llegar a rebajarse hasta el 50%. En las ciudades con un alto número de habitantes que pueden optar por estas ayudas la penetración del autoconsumo solar tiene una tendencia clara de crecimiento.

Las bonificaciones de IBI y de ICIO hacen que las placas solares en Madrid o las placas solares en Barcelona sean muy rentables, lo que fomenta la producción fotovoltaica para uso residencial.

Todo esto suma al ahorro que se nota en cada factura de la luz.

¡Descubre tu ahorro!


El autoconsumo y sus usos

Interesantes son también todos los usos que se le puede dar a una instalación de placas solares. Está claro que el principal uso es el de cubrir el consumo energético de la vivienda. Pero se puede ir un paso más allá.

¿Cómo suena la idea de producir tu propio combustible? No, no hablamos de extraer petróleo y producir tu propia gasolina. Si tu coche es eléctrico, con la ayuda de una instalación de placas solares lo puedes recargar desde tu vivienda.

Otro uso es el de riego o bombeo. Las placas solares se pueden conectar a las bombas de agua que funcionan con corriente alterna y de esta manera se emplea la energía solar en el riego. También puedes convertir tu piscina en una instalación autónoma que con la ayuda de las placas para hacer funcionar el motor se depura.

Los usos no paran aquí, y gracias a los avances tecnológicos las instalaciones de autoconsumo tendrán cada día más usos.


Los elementos que forman una instalación de autoconsumo

Al decidir instalarte un sistema fotovoltaico, también conviene saber cuáles son los elementos que constituyen la instalación. Esto es importante a la hora de estimar las obras que se van a llevar a cabo o las incidencias que puedan aparecer con el tiempo.

El sistema de autoconsumo se divide en tres grandes partes:

  • El sistema de generación
  • El sistema de regulación y conversión
  • Elementos auxiliares

El sistema de generación, en este caso son las placas solares, estas son las que captan la energía del sol mediante sus células fotovoltaicas.

En el sistema de regulación y conversión se incluyen elementos como el inversor eléctrico o el regulador de carga. Aquí es donde la corriente continua que los paneles generan se transforma en corriente alterna.

Independientemente de si una vivienda cuenta con un sistema de autoconsumo solar fotovoltaico, este es el tipo de corriente que una vivienda necesita.

Y por último, los elementos auxiliares son los cables, aparatos de medición, elementos protectores, baterías y un generador si se decide la desconexión de la red, etc.


Tipos de paneles de autoconsumo fotovoltaico

En cuanto a los tipos de placas solares fotovoltaicas para el autoconsumo, hay varias opciones. Principalmente se usan paneles solares monocristalinos, policristalinos o amorfos.

Los paneles solares amorfos son los que menos se instalan, ya que se están volviendo obsoletos por el bajo rendimiento que ofrecen. Los más comunes son los monocristalinos o policristalinos. La diferencia entre los dos reside en el número de cristales y en cómo están dispuestos encima de la placa.

Aunque los policristalinos sean un poco más baratos, los paneles solares monocristalinos ofrecen mayor eficiencia y rendimiento y son considerados la mejor opción para instalaciones residenciales, donde muchas veces el espacio es limitado.

En Otovo recomendamos y trabajamos con paneles monocristalinos, certificados TIER1 con tecnología PERC incorporada - una capa reflectante que aumenta el rendimiento del panel.

También se puede contar con placas solares térmicas para el autoabastecimiento. Estas se utilizan principalmente para calentar agua sanitaria. Y, además, existen placas solares híbridas que reúnen las dos tecnologías.


Trámites y normativa

Si has buscado información relacionada a los trámites que hay que llevar a cabo para la instalación de un sistema de autoconsumo, no es sorprendente que te haya parecido un terreno complicado y repleto de pasos. La noticia es que estos trámites en realidad se han simplificado. Con la vista puesta en la transición ecológica que estamos viviendo, las instituciones del Estado hacen que el proceso sea más rápido y fácil.

No obstante, hay una serie de permisos y trámites que se tienen que hacer con el ayuntamiento correspondiente o con la comunidad y también con la compañía eléctrica. En Otovo, al instalar paneles solares, nos encargamos de todo el proceso relacionado con la parte legal de la instalación.

Con respecto a la normativa que regula el autoconsumo, se están haciendo progresos para que estas sean más favorables para el sector. Un gran paso en nuestro país lo representa la derogación del así llamado “Impuesto al Sol”. Este impuesto suponía pagar una cuantía para la energía que un hogar producía y consumía. Esta derogación hizo que las instalaciones fotovoltaicas se disparen en los hogares españoles.


¿Qué nos reserva el futuro?

El futuro de las energías renovables es muy interesante. Estamos viviendo una época de transición ecológica y las renovables juegan un papel clave. La Unión Europea estableció un marco europeo para el año 2030, destinado a combatir el cambio climático. Esto fija como meta al menos un 32% de cuota de energías renovables y una reducción de la emisión de gases con efecto invernadero de al menos 40% con respecto al año 1990. Esto incluye todas las energías renovables: solar, eólica, mareomotriz, biomasa, hidráulica, etc.

En el caso del autoabastecimiento de los hogares, con diferencia la mejor opción es la energía solar fotovoltaica. En base a las directrices Europeas y a los avances que se hacen a nivel nacional, se espera que el uso de este tipo de energía suba en los próximos años.

Otro punto a favor de las renovables es la tecnología. Los avances tecnológicos hacen que el autoconsumo solar sea cada día más rentable, eficaz y versátil en cuanto a sus usos.


Otros tipos de autoconsumo a parte del fotovoltaico

Aunque el autoconsumo fotovoltaico es más común, existen otros tipos de autoabastecimiento.

Autoconsumo con energía térmica

La energía solar térmica funciona bastante similar a la eléctrica, solo que en vez de producir electricidad, produce calor.

El calor se capta con la ayuda de las placas solares térmicas y se utiliza con varios fines:

  • Para obtener agua caliente sanitaria
  • Para calentar la vivienda
  • Para la climatización de piscinas

Autoconsumo a través de biomasa

Es un tipo de autoconsumo bastante más común de lo pensado. Consta en utilizar residuos orgánicos para transformarlos en energía mediante combustión. El ejemplo más común es la utilización de madera para la calefacción o para agua sanitaria.

Autoconsumo minieólico

Por último, un poco menos común en España, es el autoconsumo minieólico. La energía eléctrica se obtiene con la ayuda de aerogeneradores terrestres. Estos aprovechan el viento para moverse y así producir energía eléctrica. El modo en el cual se emplea la energía es similar a la fotovoltaica. De hecho, es posible encontrar los aparatos juntos, formando el sistema de autoconsumo: los paneles fotovoltaicos y el aerogenerador.


Preguntas frecuentes sobre el autoconsumo

¿Qué es el autoconsumo fotovoltaico?

El autoconsumo fotovoltaico es la generación de tu propia energía para el consumo personal en la vivienda. La energía se obtiene con la ayuda de placas solares.

¿Qué tipos de instalaciones fotovoltaicas existen?

Las instalaciones fotovoltaicas pueden ser conectadas a la red y verter los excedentes producidos, recibiendo una compensación económica, o pueden ser aisladas, lo que supone la desconexión de la red eléctrica.

¿Qué es el autoconsumo compartido?

El autoconsumo compartido significa que la misma instalación están conectadas varias viviendas o una comunidad de vecinos. Este tipo de instalaciones son menos comunes puesto que la medición del consumo de cada vivienda resulta complicada.

Te has suscrito correctamente a Otovo Blog
¡Bienvenido de nuevo! Has iniciado sesión correctamente.
¡Estupendo! Te registraste correctamente.
Tu enlace ha caducado
¡Éxito! Revise su correo electrónico para ver el enlace mágico para iniciar sesión.