Todos los días, cuando estamos en casa, utilizamos varios electrodomésticos sin siquiera pensar en su gasto energético. Sin embargo, conocer el consumo de estos electrodomésticos es una excelente manera de ahorrar en energía y reducir su huella de carbono.

El gasto energético de un aparato se puede vincular a varios factores, incluido el tamaño del aparato, el tiempo de uso y su clase energética.

En el contexto actual de las nuevas tarifas eléctricas y el precio elevado del kWh y la nueva discriminación horaria, conocer estos consumos es clave para ahorrar energía.
En este post te vamos a contar cuáles son los electrodomésticos que más consumen. Además te vamos a hablar sobre cómo generar tu propia energía a través del autoconsumo solar, para que la volatilidad del mercado eléctrico no te afecte.


¡Quiero pasarme al autoconsumo!

Pero primero… ¿Cómo sabemos cuánto consume un aparato eléctrico?


¿Cómo se calcula el gasto energético de un electrodoméstico?

Calcular el consumo de electrodomésticos no es una operación compleja.

Esta se calcula de la siguiente manera:

Energía consumida = Potencia eléctrica x Tiempo de utilización

Además, un medidor de consumo eléctrico, también conocido como vatímetro, se puede utilizar para calcular la potencia utilizada por cada aparato individual y su consumo de energía durante un cierto periodo de tiempo.

También conviene tener en cuenta el consumo de electrodomésticos en standby que repercuten en la factura de la luz.

Gracias a este estudio, podemos ver qué electrodomésticos consumen más que otros.


¿Qué electrodomésticos consumen más?

Cuando hablamos de los electrodomésticos que tienen un consumo elevado hay que tener en mente primero el tiempo que se utiliza cada uno de ellos.

Pues pensando en esto el primer candidato que viene en mente es la nevera, ¡y no nos equivocamos! La nevera es el electrodoméstico que más consumo energético genera.


Según IDAE y el Eurostat el consumo medio anual de los electrodomésticos que más consumen en un hogar español es:

Unidad: kWh
Frigoríficos 662 22.4%
Congeladores 563 19.1%
Lavadoras 255 8.6%
Lavavajillas 246 8.3%
Secadoras 255 8.6%
Horno 231 7.8%
TV 263 8.9%
Ordenadores 172 5.8%
Standby 231 7.8%
Resto Electrodomésticos 76 2.6%

Cabe mencionar que estos números pueden variar ligeramente a lo largo del tiempo, pues una de las variables que pueden cambiar los números es la eficiencia energética de estos aparatos.

Vamos a hacer un corto repaso de cada uno de ellos.


La nevera

La nevera, como ya hemos mencionado, es el mayor consumidor. Esto no es necesariamente por el alto consumo en cuanto a potencia, sino al tiempo de uso. Pues las neveras raramente se apagan en una vivienda habitada todo el año.

Es por ello que la nevera tiene un consumo de aproximadamente 662 kWh anuales, lo que lo sitúa en el top del ranking, con más del 22% del consumo eléctrico de los electrodomésticos.

El promedio de 662 kWh además de verse determinado por el tiempo de uso, nos indica que a nivel nacional, no se apuesta por la eficiencia energética de los electrodomésticos. Y es que una nevera de alta eficiencia energética puede llegar a consumir menos de 200 kWh anuales.

Un consejo que puede ayudarnos a ahorrar en el consumo de energía de este electrodoméstico es apagarlo si estamos fuera de casa durante temporadas más largas.

El congelador

Por otro lado, el congelador suele ir mano a mano con la nevera. Este también funciona casi sin interrupción durante todo el año. Así llega a representar casi el 20% del consumo generado por los electrodomésticos.

Al igual que en el caso de la nevera, este se debería apagar si pasamos temporadas largas fuera de casa.

La lavadora

Este electrodoméstico llega al podio de alto consumo eléctrico, siendo el tercero en la lista con 255 kWh anuales. Si nos fijamos en el consumo energético de una lavadora de la clase energética A, vemos que esta no debería superar los 180 kWh anuales.

Para reducir el consumo energético de este aparato, lavar con agua fría puede ser una buena opción. Además, las lavadoras modernas tienen un programa “eco” que reduce el consumo de energía.

El lavavajillas

El lavavajillas queda cuarto, generando un 8,3% de este gasto. No obstante, es la mejor opción, comparando con el clásico lavado a mano.

No tenemos que pensar sólo en la energía, sino también en el consumo de agua. Según la OCU, utilizando el lavavajillas, gastamos 30 litros de agua menos, que lavando a mano.

Las secadoras

Las secadoras de ropa son un gran consumidor de energía que en muchas situaciones es prescindible. En un típico hogar español, gracias al clima que tenemos en el país, la ropa puede secar tendida.

El horno

¿Eres muy cocinillas?

Pues deberías saber que el horno es el sexto electrodoméstico que más energía consume en una vivienda.

En este caso también es indicado apostar por un aparato con una alta eficiencia energética. Estos llegan a consumir la mitad que un horno viejo.


La televisión

El ocio nunca salió barato, ni siquiera en nuestras propias casas. La tele es uno de los electrodomésticos que más sube nuestra factura de la luz.

¿Cuántas veces no dejamos la tele encendida sin siquiera hacerle caso? Prestar más atención a nuestros hábitos puede ayudarnos a ahorrar energía.


Los ordenadores

Cerrando este ranking de los electrodomésticos de alto consumo encontramos los ordenadores. Y el contexto actual y el teletrabajo hacen que estos aparatos cobren más protagonismo.

Es importante apagar el portátil cuando no lo usamos, ya que a pesar de estar cerrado, este sigue gastando energía.


Otros aparatos eléctricos

Otros aparatos eléctricos representan un 2,6% del consumo energético anual de las viviendas de España. En esta categoría podemos incluir grandes consumidores como el aire acondicionado o las depuradoras de piscinas.

¿Pero por qué no entran en el ranking?

Un aire acondicionado consume aproximadamente 16 kWh al día, lo que significa 480 kWh/mes. Pero teniendo en cuenta que muchas viviendas no cuentan con uno y más que nada el hecho de que se utiliza sólo en una estación del año, no podemos considerar este aparato como uno de los mayores consumidores.

Por otro lado, la depuradora de la piscina llega a consumir 12 kWh al día, pero al igual que el aire acondicionado, se usa por temporadas y no muchas viviendas cuentan con una.


El autoconsumo como solución

Para evitar que estos aparatos básicos, sin los cuales nuestras vidas no serían las mismas, nos hagan un agujero en el bolsillo, lo primero que hay que hacer es aprender cómo gestionar nuestro consumo para ahorrar energía.

Te animamos a que consultes nuestro artículo sobre cómo ahorrar energía.

Pero, ¿y si produces tu propia energía?

El autoconsumo solar supone contar con tu propio sistema de placas solares. Con este sistema vas a poder producir tu propia energía 100% gratuita. De esta forma tu consumo en luz se reducirá en un 50% o más si te gestionas para el máximo ahorro.


¡Pásate al autoconsumo!

En Otovo ofrecemos varias opciones de pasarse al autoconsumo:

  • Comprado
  • Financiado
  • Alquilado

¡Descubre en sólo un minuto estas opciones!

Te has suscrito correctamente a Otovo Blog
¡Bienvenido de nuevo! Has iniciado sesión correctamente.
¡Estupendo! Te registraste correctamente.
Tu enlace ha caducado
¡Éxito! Revise su correo electrónico para ver el enlace mágico para iniciar sesión.