El mercado eléctrico es volátil y debido a las emisiones de CO2, el precio del kWh está experimentando subidas. Esto repercute en la factura de la luz de la mayoría de los hogares.

Es por ello que más y más hogares se preocupan por cómo ahorrar energía y por tanto ahorrar en la factura de la luz.

A continuación te vamos a dejar una serie de consejos sobre cómo ahorrar energía eléctrica en tu casa. Además, vamos a ver por qué ahorrar en la factura de la luz no tiene que ser igual que ahorrar energía.

La respuesta es simple: pasándote al autoconsumo ahorras en tu factura de la luz sin tener que reducir el consumo energético de tu vivienda.


¡Quiero pasarme al autoconsumo!

Pero primero, vamos a repasar una serie de acciones que cada uno de nosotros puede llevar a cabo para ahorrar energía eléctrica.


¿Cómo ahorrar energía en casa?

Esta pregunta nos viene a la mente más a menudo especialmente desde el cambio de las tarifas eléctricas y el incremento del precio de la luz.

Reorganizando nuestros hábitos de consumo y prestando atención a ciertos detalles, podemos consumir menos energía y pagar menos en la factura de la luz.

Te dejamos unos consejos.


La potencia contratada

La potencia contratada es uno de los conceptos fijos de nuestra factura eléctrica y que influye en la cuantía que abonamos mes a mes.

¿Te ha pasado alguna vez que pongas un número alto de electrodomésticos en funcionamiento a la vez y que salten los plomos del cuadro eléctrico? En ese caso la potencia contratada es menor de la necesaria.

Pero también se da el caso opuesto cuando la potencia es mayor de lo que un hogar necesita.

En esta segunda situación, pagaremos más en nuestra factura de la luz.

En España, la potencia contratada suele oscilar entre los 3,45 kW y 4,6 kW. Si tu factura eléctrica indica más de 4,6 kW de potencia contratada, lo más indicado es que revises si la necesitas. Una regla para saber si tienes demasiada potencia contratada, es que si nunca te han saltado los diferenciales, es que tienes exceso. A partir de finales de 2021, en tu factura tu comercializadora tiene el deber de informarte de tu pico de consumo para poder ajustar tu potencia y evitar ese gasto.

Las viviendas que llegan a contratar una potencia superior a 4,6 kW suelen ser amplias y contar con aparatos como aire acondicionado o depuradora de piscina.

Organizar el mayor consumo en las horas más baratas

La nueva discriminación horaria supone varios precios del kWh, dependiendo del momento del día.

De tal forma nos encontramos los siguientes 3 tramos:

  • Hora punta: entre las 10 - 14 y 18 - 22, el kWh es más caro
  • Hora llana: entre las 8 - 10; 14 - 18 y 22 - 00, entre estas horas el kWh tiene un precio medio
  • Hora valle: entre las 00 y 08, los sábados y los domingos, el kWh tiene un precio reducido, no obstante este es similar al que pagábamos por un kWh antes del cambio de tarifas a cualquier hora del día.

Teniendo en cuenta este horario y reorganizando nuestro consumo energético en las horas más baratas se puede ahorrar. No obstante, hay electrodomésticos que funcionan sin interrumpir, como las neveras.

En este caso, el autoconsumo es la solución ideal, puesto que el sistema produce energía durante las horas más caras.


¡Pásate al autoconsumo!

Electrodomésticos de alta eficiencia energética

Por otro lado, no todos los electrodomésticos consumen por igual. Aunque sean más caros, los electrodomésticos con una alta eficiencia energética consumen menos energía y, a largo plazo, el uso de los mismos generará un ahorro en tu factura de la luz.

Pongamos un ejemplo:

Una nevera de alta eficiencia energética consume aproximadamente 175 kW anuales. Por otro lado, una nevera antigua de la clase energética G, consume 646 kW anuales.

La diferencia de kW es de 471 kW anuales. Si consideramos un precio medio del kWh de 0,20€, hablamos de un ahorro de más de 83€ anuales.

Si a esto sumamos los siguientes consejos que te vamos a dar, tu factura de la luz bajará considerablemente.

Desconecta los electrodomésticos que no utilizas

Y, para ahorrar todavía más energía, aunque tengas unos electrodomésticos de alta eficiencia, es importante desconectarlos cuando no se utilizan.

El modo “stand-by” de la tele, la cafetera o incluso los botón de encendido y apagado de los alargadores pueden llegar a sumar un consumo de 19,25 kWh mensuales en una vivienda.

En euros hablamos de más de 45€ anuales que se pueden ahorrar sólo haciendo este pequeño gesto.

Por otro lado, el gran consumidor de las viviendas, el refrigerador, se debería desconectar siempre y cuando pasemos un tiempo largo, como 3 semanas, fuera de la vivienda.

Las bombillas LED

Otra forma de reducir el importe de nuestra factura eléctrica es reemplazar tus bombillas con bombillas LED.

Una bombilla LED consume 80% menos electricidad que una incandescente.

Además, en los días de verano, es importante también saber que producen menos calor, lo que lleva a utilizar menos el aire acondicionado o los ventiladores.

Lavar la ropa con agua fría

¿Y si pensamos en la lavadora? La nevera es la gran consumidora, pero esto es simplemente porque está puesta en marcha siempre.

¿Pero las lavadoras? Estas consumen aproximadamente la mitad que una nevera al mes. Si queremos reducir el consumo de energía de las lavadoras, es tan fácil como lavar con agua fría. Raramente es necesario usar programas de lavado que calientan el agua.

El planchado de la ropa

La plancha de ropa también consume una alta cantidad de energía. Para ahorrar esta energía, lo mejor es que planches toda tu ropa de una vez y que dejes al final las prendas que se planchan fácilmente. Podrás desconectar la plancha y sólo con el calor de la misma te bastará.

La temperatura de la casa

En verano el calor y en invierno el frío. Lograr la temperatura idónea en nuestro hogar pasa factura… eléctrica.

Un consejo muy sencillo, pero que muchos no tenemos en cuenta es no calentar o enfriar más de los necesario nuestra vivienda. La temperatura ideal de la vivienda es de 21ºC, aunque en verano con el aire acondicionado, el IDAE, recomienda 26º.

Pero esto puede variar según la estación. Pues no es recomendable que la diferencia entre el exterior y el interior supere los 12ºC.

Mantenimiento del aire acondicionado y ventiladores

Y ya que hablamos de temperaturas, es importante mencionar que un buen mantenimiento de tu aparato de aire acondicionado o de tus ventiladores no sólo beneficia a tu salud, sino que también puede suponer un pequeño ahorro en el consumo eléctrico.

Mantenimiento de la caldera

Por otro lado, si dispones de una caldera, ella también necesita mantenimientos periódicos. De tal forma consumirá menos energía.

En este caso cabe destacar que el mantenimiento de la misma se debe llevar a cabo por una empresa especializada y autorizada.

Los radiadores

Y por último, en el área de la climatización, un consejo importante para los meses de frío es no tapar tus radiadores.

Los cubreradiadores pueden mejorar el aspecto de la vivienda, pero impiden que todo el calor generado por los radiadores se expanda por la casa. Por ello, el consumo energético sube, ya que se tiene que poner una temperatura más alta.

Usa temporizadores

Un último consejo es sobre el uso de los temporizadores. Si no cuentas con electrodomésticos modernos con opción de programación, los temporizadores son una muy buena opción para programarlos en las horas más baratas. Estos aparatos se encuentran con facilidad y no tienen un coste elevado.


Ya hemos visto unos consejos clásicos sobre cómo ahorrar energía eléctrica en tu casa.

¿Pero y si podrías ahorrar en tu factura de la luz sin comprometer tus hábitos demasiado?

Aquí entra el autoconsumo.


Te vamos a contar cómo ahorrar en la factura de la luz gracias al autoconsumo.


Cómo ahorrar en la factura de la luz

El autoconsumo supone contar con un sistema de paneles solares en tu vivienda que producen energía que luego se consume en la misma vivienda. Esta energía, a parte de la inversión en el sistema, ¡es totalmente gratuita!


¡Quiero pasarme al autoconsumo!

En el contexto actual de las tarifas eléctricas, el autoconsumo cobra todavía más protagonismo. Y es que justo en las horas más caras, los paneles solares producen energía que no se tiene que consumir de la red eléctrica.

Además, este ayuda a ahorrar incluso cuando no estamos en casa. El consumo energético fantasma generado cuando no estamos en la vivienda también puede ser cubierto por el autoconsumo.

Si quieres el mejor consejo sobre cómo ahorrar en la factura de la luz, te lo damos: pásate al autoconsumo y notarás una bajada del 50% en tu factura de la luz.

Si además a esto sumamos los consejos mencionados anteriormente, el ahorro es todavía mayor.

¡Y hay más!

A los consejos sobre cómo ahorrar energía, si cuentas con un sistema de autoconsumo, se suman los siguientes:

  • Intenta concentrar el máximo consumo durante las horas de sol. Esto lo puedes conseguir, por ejemplo, programando tus electrodomésticos o instalando enchufes programables que te permitan hacer lavadoras o friegaplatos aunque no estés en casa, en horas de sol. En verano, reduce tu exposición al calor bajando persianas o utilizando toldos.
  • Evita la hora llana 22h - 24h, en esta franja horaria el kWh es caro y los paneles solares no producen energía.
  • Si tienes un coche eléctrico, lo ideal sería cargarlo durante las horas de producción solar. Al no ser posible, hazlo en las horas nocturnas, cuando el kWh es más barato.

Ya tienes todas las claves sobre cómo ahorrar energía para rebajar el importe de la factura eléctrica.

Si no tienes un sistema de paneles solares instalado en tu vivienda, ¡te animamos a que des el paso!

Y si ya cuentes con ello: ¡Enhorabuena!

Ya has dado el paso más importante… pero aplicar los consejos genéricos que te acabamos de presentar no hará otra cosa que proteger tu bolsillo todavía más.

Te has suscrito correctamente a Otovo Blog
¡Bienvenido de nuevo! Has iniciado sesión correctamente.
¡Estupendo! Te registraste correctamente.
Tu enlace ha caducado
¡Éxito! Revise su correo electrónico para ver el enlace mágico para iniciar sesión.