Uno de los puntos clave para el rendimiento de las placas solares es el mantenimiento de las mismas. Si mantenemos las placas solares limpias y los elementos que constituyen la instalación fotovoltaica estarán en perfecto estado y la producción de energía será mayor.

Te vamos a explicar, contestando a unas preguntas frecuentes sobre el asunto, en qué consiste exactamente el mantenimiento de las placas solares, cómo hacerlo correctamente y cuáles son las responsabilidades que recaen sobre el dueño de las placas y cuáles sobre la empresa que se encarga de la instalación en el caso de compra de placas o de renting, ya que estas varían dependiendo del tipo de contrato que hayas firmado.

¿Qué es el mantenimiento de las placas solares?

El mantenimiento de las placas solares incluye la limpieza de las mismas y la sustitución de elementos defectuosos. Dependiendo del tipo de contrato que tengas, de compra o de alquiler (renting), la sustitución de los elementos recaerá sobre la empresa o sobre el dueño de los paneles. En cuanto a la limpieza de las mismas, casi en todas las situaciones, esta responsabilidad es del beneficiario final, es decir, del dueño de la vivienda donde se instalaron las placas solares.

¿Cómo se limpian las placas solares?

La limpieza de las placas solares se asemeja a la limpieza de los cristales de una casa. Puesto que el material es muy similar, se le debe dar el mismo trato. Principalmente se precisa de agua y una esponja que no dañe la superficie. Es importante poner mucha agua en la superficie de las placas, pues si hay suciedad que lleva tiempo allí, será más fácil quitarla si se humedece. Con la ayuda de la esponja se quitan las partes sucias. Se puede contar con la ayuda de empresas de mantenimiento de placas, no obstante, verás que el proceso es tan fácil que la mayoría de las personas escogen hacerlo solas.

¿Cada cuánto tiempo tengo que limpiar mis placas solares?

Las placas solares no necesitan una limpieza exhaustiva. De hecho, para tener un buen mantenimiento de las placas solares, tres o cuatro limpiezas al año son suficientes. Hay que tener en cuenta que estos sistemas están pensados para aguantar todo tipo de fenómenos meteorológicos y estar a la intemperie.

¿Quién se encarga de la limpieza de las placas solares?

Independientemente del tipo de contrato que tengas, la limpieza de las placas es responsabilidad del dueño de la vivienda. Aunque la vivienda se beneficie de un contrato de renting o alquiler de placas solares, esta parte del mantenimiento de los paneles recaerá sobre el propietario. Para entender la responsabilidad en el caso del renting, podemos hacer la siguiente analogía: en el caso del renting solar, la empresa que ofrece el servicio es como el casero de una vivienda, y el beneficiario final como el inquilino. En todo momento, el inquilino será responsable de la limpieza de la casa. Igual pasa en el caso del renting de placas solares.

¿Qué más incluye el mantenimiento de paneles solares a parte de la limpieza?

A parte de la limpieza, el mantenimiento se refiere también a la sustitución de elementos defectuosos. Dependiendo del tipo de garantía que tiene cada elemento que forma parte del sistema fotovoltaico y del seguro del sistema, estos se cambiarán utilizando una solución u otra. Por lo general, las placas fotovoltaicas cuentan con garantías de producto amplias, de 10 o más años, pero su vida útil es todavía más larga: hasta los 30 años o más. Por lo tanto, tener un contrato de alquiler o renting que cubra estas sustituciones te asegura que cualquier problema de elementos defectuosos será resuelto por la empresa que tengas el contrato.

¿Cuál es el coste del mantenimiento de las placas solares?

El mantenimiento de las placas solares, como ya hemos mencionado, incluye la limpieza y sustitución de elementos defectuosos, como la revisión del depósito de acumulación, las gomas aislantes o daños estructurales (fugas, grietas, roturas,...). El  coste del mantenimiento de las placas solares dependerá del contrato que hayas elegido: alquiler o compra de placas solares. En el primer caso, el gasto de mantenimiento no supondrá ningún pago adicional, puesto que está incluido en la cuota mensual que estés pagando por el alquiler de los paneles. Sin embargo, si has optado por la compra, tendrás que hacerte cargo del mantenimiento de las placas solares. Esta tarifa dependerá de los siguientes factores:

  • Tamaño: número de módulos instalados
  • Calidad de la instalación

Cuanto mayor sea el número de placas instaladas en tu vivienda, mayor será el precio que tengas que afrontar en cuanto a limpieza y posibles averías que se hayan podido originar. También dependerá de la instalación, es decir, si se ha realizado manteniendo los estándares de calidad. En cualquier caso, las variaciones son pequeñas: la limpieza con una manguera suele bastar y los problemas de producto suelen ser pocos.

El coste de la limpieza del sistema fotovoltaico corre a cargo del dueño de la vivienda, ya tenga contrato de alquiler o compra. Si el propietario decide limpiar los paneles solares por cuenta propia, el gasto solo incluirá aquellos materiales empleados, en este caso, con una esponja y agua será suficiente. Por tanto, podemos afirmar que el coste de mantener las placas limpias es bastante bajo. Si por el contrario, decide contratar a una empresa para realizar este servicio, tendrá que sumar la mano de obra al gasto final. Alquilando, es similar a un piso: el inquilino se hace cargo de la limpieza general del mismo en el día a día y el dueño responde antes problemas de funcionamiento; con las placas solares, es igual.

En cuanto a la instalación fotovoltaica, lo primero que se debe tener en cuenta son los periodos de garantía de sus componentes. Estos son:

  • Piezas y cableado: 2 años
  • Inversores: 5 años
  • Módulos (producto): 10 años
  • Módulos (producción): 25 años

En conclusión, el coste de mantenimiento de las placas solares tiene un coste bastante reducido, lo que contribuye a la rentabilidad del sistema fotovoltaico. Cuanto más cuidemos la instalación, en menor coste incurrimos y mayor será la vida útil de nuestras placas solares.


¿Quién es el responsable de sustituir los elementos defectuosos de las instalaciones fotovoltaicas compradas?

Depende del tipo de daño. Si los elementos se han dañado sin la intervención humana o meteorológica, normalmente la sustitución se hace por la empresa responsable de la instalación en base a las garantías que tienen cada elemento. Para otro tipo de daños, se tiene que ver con qué tipo de seguro se cuenta. El seguro es responsabilidad del dueño de la vivienda en el caso de la compra y de la empresa en el caso del renting de placas solares.

En cualquier caso, el dueño de la vivienda donde están instalados los paneles, sean éstos propiedad suya o los tenga en alquiler, debería asegurar que el seguro de hogar los tiene contemplados en caso de robo o sustracción.

¿Quién es responsable de sustituir los componentes rotos de las placas solares en el caso del alquiler de placas solares?

En el caso del alquiler, todo el mantenimiento de los paneles solares, salvo las limpiezas periódicas se van a llevar a cabo por la empresa que ofrece el renting. En este sentido, en Otovo trabajamos con piezas con una larga garantía y también aseguramos mediante bajo nuestra responsabilidad  la instalación. Por lo tanto, cualquier daño que puede ser cubierto por garantías o por un seguro, será responsabilidad nuestra. Eso sí, no todos los daños están cubiertos por garantías o seguros. Si los elementos se tienen que sustituir por un mal uso o mala limpieza, por ejemplo, independientemente del tipo de contrato, compra o alquiler, la responsabilidad es del dueño de la vivienda donde las placas están instaladas.

¿Cuáles son los componentes de la instalación fotovoltaica que pueden dar fallos?

En principio ninguno. Si los elementos utilizados son de alta calidad, no deberían fallar. No obstante, los más propensos al fallo son los elementos eléctricos del inversor. Afortunadamente las marcas punteras de inversores ofrecen una larga garantía. A parte, son elementos que se sustituyen con facilidad. Es importante en el proceso de compra no tener el precio como único factor, sino conocer las marcas de los equipos y sus garantías para asegurarnos tranquilidad durante las décadas que la instalación esté sobre nuestro tejado.

Conclusión sobre el mantenimiento de las placas solares

En Otovo ofrecemos tanto el alquiler (o renting) como la compra e instalación de placas solares. Consideramos que es importante entender las diferencias en cuanto a mantenimiento, ya que puede ser un factor decisivo a la hora de alquilar o comprar. El mantenimiento es diferente en el caso del renting o alquiler de placas solares que en el caso de la compra del sistema. Si vas a optar por el renting, cualquier sustitución que no esté incluida en la garantía es responsabilidad nuestra. Nosotros nos encargamos de obtener dar cobertura y responder por  las placas solares. Por otro lado, si decides comprar, el seguro y la sustitución de elementos no cubiertos por la garantía es cuestión del propietario de la vivienda. En ambos casos, la limpieza básica recae sobre el dueño de la casa.

¡Quiero asesoramiento!

Si quieres conocer más detalles sobre las diferencias entre el renting o alquiler y la compra de placas solares, ¡no dudes en contactar con nuestro equipo técnico!