La instalación de paneles solares es un proceso que consiste en varias etapas. Te vamos a explicar cómo se instala un sistema de placas solares en tu casa y qué hay que hacer, desde el proyecto, hasta la puesta en marcha y el registro.

Etapas previas a la instalación de paneles solares

  • El primer paso en el proceso de instalación de placas solares es obtener una propuesta de instalación fotovoltaica en base a las posibilidades de la vivienda y un análisis del consumo actual que genera la vivienda.

  • La segunda etapa consiste en que un equipo de profesionales que sepan cómo se instalan las placas solares realice un estudio previo de la tipología, orientación y superficie de tu cubierta, así como de las posibles sombras asociadas para determinar si se cumplen todos los requisitos para la instalación de placas solares seleccionar la instalación que mejor se amolde a la misma y a tus hábitos de consumo. Esto va a ayudar a obtener un mejor rendimiento por parte de de la instalación fotovoltaica.

  • Una vez hecho esto, deben presentarse al ayuntamiento correspondiente una serie de trámites y licencias para las que, en la mayoría de los casos, debemos esperar a que sean aprobados por el mismo. Además deberán ser abonadas las tasas y/o impuestos correspondientes que procedan en cada caso. Se debe tener en cuenta que se puede contar con bonificaciones para las instalaciones de autoconsumo.

  • Al tener todos los pasos previos cubiertos, ya se puede llevar a la cabo la instalación fotovoltaica en tu tejado.

Infografía instalación paneles solares

A continuación detallamos el proceso de la instalación en sí.

Cómo se realiza la instalación de placas solares

Te explicamos la metodología, paso a paso sobre cómo se montan las placas solares fotovoltaicas. No obstante, debemos tener en cuenta que es un proceso meticuloso y que debe hacerse con el mayor de los cuidados por parte del técnico responsable para garantizar el óptimo funcionamiento del sistema y evitar problemas futuros.

Primer paso: montar los soportes de la instalación fotovoltaica

Antes de colocar sobre la cubierta los paneles solares, es necesario situar los soportes para los mismos sobre la cubierta. Dependiendo de la tipología e inclinación de esta, variará el tipo de estructura a utilizar. Por ejemplo, la estructura soporte no será la misma en una cubierta cuyos módulos se coloquen de forma coplanar a ella, que en una cubierta plana en la cual haya que inclinar los módulos de una determinada forma para obtener la mayor eficiencia posible del sistema, y además lastrar la estructura para evitar el llamado “efecto vela” (esto es, asegurarnos que los paneles y estructura no “salgan volando” debido al efecto del viento).

Fijación de la cubierta y de las placas solares

Una vez ubicada la estructura, debemos fijarla a la cubierta y colocar sobre ella los paneles fotovoltaicos. Dependiendo de la tipología e inclinación de la misma, este proceso se lleva a cabo de diferentes formas.

Lo más usual es que la cubierta sea inclinada (en España la gran mayoría de las cubiertas están inclinadas entre 20º y 35º, lo cual favorece el rendimiento de nuestra instalación) y de teja tipo arábica, sin embargo puede darse un caso diferente, como tejas de pizarra o cubiertas planas recubiertas con tela asfáltica, entre otros. El anclaje de la estructura soporte variará en función de la cubierta sobre la que irá anclada.
Una vez anclada la estructura sobre la cubierta, los módulos se colocan y fijarán a la misma tras lo que se interconexionan entre sí, para por último ser conectados al inversor.

Instalador montando placas solares

La conexión al inversor eléctrico

La interconexión de los paneles se realiza en serie entre los módulos de una misma fila o string, y en paralelo para conectar las filas entre sí en función de la configuración paneles/inversor. Esto se realiza mediante los llamados conectores MC4 para conectar los módulos en paralelo, o directamente al inversor. Es importante realizar un apriete fuerte de conectores, ya que una mala conexión repercutirá de forma negativa al rendimiento global de la instalación ocasionando posibles problemas como los denominados puntos calientes, que también pueden afectar a la propia estructura del panel.
De esta forma la generación eléctrica total del sistema de módulos se conduce a un mismo punto, cuyo destino final es llegar al inversor.

Por último, se realiza una conexión en paralelo, que podrá realizarse directamente en el inversor , completándose así la parte de la instalación de corriente continua (CC), y siendo así conducida toda la energía recogida por cada panel a través de la radiación solar en forma de corriente eléctrica hasta el inversor, que estará situado en un punto cerca del cuadro eléctrico de la vivienda.

Es importante que el inversor se encuentre resguardado frente a los rayos del sol, es decir, no deben ubicarse en la cara sur de la vivienda ya que se ve afectado su rendimiento si se calientan, por lo que se aconseja su ubicación en el interior de la vivienda, o en caso de no poderse y situarlo en el exterior, dotarlo de algún elemento de protección.

La función del inversor es simplemente la de convertir la electricidad que recibe en forma de corriente continua a corriente alterna, que es la que utilizamos en nuestras viviendas en el día a día. Dicho cambio lo realiza el inversor de forma automática, con una magnitud y frecuencia específicas, para que podamos disfrutar de ella sin mayores preocupaciones.
Por último, se conexiona el inversor en el cuadro eléctrico, como si fuera un circuito diferenciado de la vivienda, quedando así completada la parte de instalación de corriente alterna (CA).

Conexión de las baterías

Si vas a optar por almacenar la energía que generas, a parte de cómo instalar las placas solares en tu casa, te interesa también cómo se realiza la conexión de las baterías.
Primero deberás contar con un inversor híbrido, capaz de gestionar la carga y descarga de las baterías, pues son el elemento más costoso y delicado del sistema. La capacidad de almacenamiento de tus baterías se hará en función de tu demanda y el campo fotovoltaico instalado.
Hay más de una forma de hacerlo, dependiendo de la tensión y capacidad necesaria. La conexión de las baterías se puede hacer en paralelo, en serie o en serie y en paralelo, siempre con baterías iguales. En el caso de las conexiones en paralelo se duplica la capacidad de las baterías, pero mantiene la misma tensión. En el caso de la conexión en serie, los resultados obtenidos van a ser opuestos: se mantiene la capacidad de las baterías, pero la tensión es el doble. Y por último, si optas por una conexión en serie y paralelo, tanto la capacidad como la tensión subirán al doble.

Conclusión

La instalación de placas solares consiste en:

  • Montar los soportes de las placas
  • Fijar la cubierta
  • Fijar las placas solares
  • Realizar la conexión del sistema con el inversor
  • Conectar el inversor al cuadro eléctrico
  • Conectar las baterías en el caso de las instalaciones aisladas

Ahora que te hemos contado cómo se instalan los paneles solares,  sabes que la instalación de paneles fotovoltaicos es un trabajo laborioso y complicado para toda persona ajena a conocimientos eléctricos, por eso se recomienda siempre dejarlo en manos de profesionales del sector con experiencia en este tipo de montajes.

¡Conecta con los profesionales!

Además deben de cumplirse la regulación en materia eléctrica, urbanística y de seguridad y salud contando en todo momento con diversas protecciones, en relación tanto a la altura y ubicación en que se trabaja como a los riesgos eléctricos asociados al montaje de la instalación (arnés de seguridad, calzado adecuado, casco, guantes de protección…)

Estas instalaciones deben realizarse también siguiendo las directrices y normativas para ello estipuladas.